Viernes, 29 Octubre 2010 13:06

Las Patas en la Fuente

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

patas-fuenteLa despedida a Néstor Kirchner en la Casa Rosada dejó innumerables postales. Pero la que sin dudas sobresale del resto es la de los cientos y cientos de chicos jóvenes que exteriorizaron su dolor en ese escenario. Un hecho que representa, al mismo tiempo, uno de los datos políticos más salientes de la jornada de ayer.

 

La despedida a Néstor Kirchner en la Casa Rosada dejó innumerables postales. Pero la que sin dudas sobresale del resto es la de los cientos y cientos de chicos jóvenes que exteriorizaron su dolor en ese escenario. Un hecho que representa, al mismo tiempo, uno de los datos políticos más salientes de la jornada de ayer.

___________________________________________________

patas-fuentePasó desapercibida. Para los argentinos proclives a una visión positiva de la gestión de gobierno de Néstor y Cristina Kirchner, su publicación en Clarín quizás les restó impacto y trascendencia. Hace tiempo que los kirchneristas ya no leen (no leemos) con mucha atención lo que dice y expresa el ex "gran diario argentino". Ávidos de información y de análisis y hartos de las operaciones de prensa y la manifestación de deseos de los dueños del diario, miles de argentinos migraron de Clarín a otros medios. Por eso, quizás, muchos ni vieron esta foto.

Pero otros se levantaron en la mañana de este viernes y compraron o leyeron por internet el diario Clarín. Los antikirchneristas o directamente los "independientes" –si es que todavía existe esta categoría en la política argentina en tiempos de clivajes políticos tan claros– probablemente hayan observado esta foto como a tantas otras impactantes imágenes que intentaron retratar lo que se vivió durante el velatorio de Néstor Kirchner. Algunos pueden no haberla visto siquiera. Y otros la deben haber visto y no les dijo nada.

Pero para los que vibramos con ese deseo siempre inconcluso de Justicia Social, la foto no pasó desapercibida. Hay un grupo de chicas muy jóvenes, cinco pibas, de espaldas a la Casa Rosada, refrescándose los pies en una fuente, que no es otra que la de la Plaza de Mayo. Detrás de las chicas hay banderas de distintas agrupaciones políticas identificadas con el kirchnerismo y un pibe algo mayor de 20 años con una remera que dice grande "Lealtad".

La comparación es inevitable. El 17 de octubre de 1945, cuando cientos de miles de trabajadores se movilizaron para pedir la libertad de Juan Domingo Perón, hubo una foto que pasó a la historia. Tres chicos jóvenes de la época, peinados a la gomina, están sentados de frente a la Casa Rosada, hundiendo sus pies en el agua de una de las fuentes de la Plaza de Mayo.

Uno de ellos se llamaba Juan Molina y murió en julio de este año. Era por entonces militante del gremio de la Sanidad de Morón, del cual luego fue un dirigente caracterizado en tiempos de la Resistencia. Hace poco pude ver una entrevista televisiva que le realizaron hace algún tiempo. Contaba que en algún momento de aquél distante 17 de octubre se había corrido el rumor de que Perón estaba en el Hospital Militar ubicado en las Barrancas de Belgrano. Hasta allí se fue caminando con su hermano, esperando la liberación. Pero al llegar le dijeron que la información era equivocada: había que volver a Plaza de Mayo. No les quedó otra que volver caminando. Juan Molina usaba zapatos ortopédicos y el cansancio se hacía sentir después de la caminata. No se le ocurrió la mejor idea que descalzarse y al contacto con el cemento de la plaza los pies se le hincharon automáticamente. Su hermano le recomendó sentarse y meter los pies en la fuente para que se le desinflamen. Jamás pensó que esa foto iba a quedar en la historia como un símbolo de la impertinencia plebeya, capaz de ultrajar los símbolos mismos del poder.

Hay un dato político que dejó esta multitudinaria despedida a Néstor Kirchner: los jóvenes fueron su columna vertebral. Los que nos movilizamos con las ideas que se expresan en el gobierno nacional desde mayo de 2003, vemos este dato como la cristalización de un proceso que viene desde hace tiempo. Muchos se empezaron a enamorar de estas ideas cuando se recuperó la ESMA, otros cuando Kirchner batallaba en contra del ALCA. Muchos adhirieron cuando nos liberamos del FMI. Pero el conflicto por la 125, la Ley de Medios, la Asignación Universal y el Matrimonio Igualitario terminaron de hacer florecer una semilla que venía de lejos. Banderas de igualdad, de libertad, de Justicia Social, de respeto a los Derechos Humanos. Causas muy nobles para jóvenes que vienen de ser niños o adolescentes en tiempos de Menem, De la Rúa y Duhalde.

Las adhesiones sociales no se gestan de un día para el otro. Normalmente se gestan silenciosamente, desde abajo, casi subterráneamente. Pero hay un día que se cristalizan e irrumpen. Se hacen ver. El apoyo masivo de los trabajadores a Perón se venía gestando desde 1943 pero se expresó con claridad el 17 de octubre de 1945. La identificación intensa de sectores juveniles con el proyecto político que encarnan Néstor y Cristina viene dándose desde hace tiempo. Pero se hizo visible en estas jornadas, protagonizando la enorme presencia popular en la despedida a Néstor Kirchner.

Las fotos, los protagonistas, las circunstancias, las motivaciones son claramente distintas. Pero hay "patas" de jóvenes que se volvieron a meter en la fuente de la Plaza de Mayo. Hace 65 años hicieron parir una nueva Argentina. Puede volver a pasar lo mismo.

 

(*) Licenciado en Ciencia Política. Militante del Frente para la Victoria en la Provincia de Santa Fe.

Para contactarse con el autor haga click aquí

Inicia sesión para enviar comentarios